Un pacto que requerirá mirada larga en Sant Joan

By
Updated: mayo 13, 2020

Sant Joan está sufriendo una situación terrible jamás vivida. Nuestro pueblo tiene un potente sector terciario, pero también una importante temporalidad. Lo podemos observar en el descenso de altas en la Seguridad Social del mes de marzo, que fue del 22,5%, la más alta de la comarca de L’Alacantí (a estas alturas todavía no disponemos de datos sobre abril ). Esta situación de extrema gravedad necesitaba una respuesta urgente que desde Compromís reclamamos nada más comenzar la crisis sanitaria, pues ya sabíamos que se traduciría en una crisis social y económica.

Es por eso que después de observar la lentitud con que se desarrollaban las decisiones en el ámbito local, solicitamos reuniones periódicas para tratar la crisis de la Covid-19 y presentamos una batería de propuestas en la línea de garantizar el bienestar de las familias, la supervivencia y transformación del comercio de proximidad, el apoyo al mundo de la cultura y la necesaria transición ecológica de nuestro municipio. Ya en ese momento hablábamos de «una estrategia común para transmitir confianza a nuestro pueblo» y avisábamos que «debemos avanzar a las problemáticas que puedan surgir y el Ayuntamiento debe mostrarse más útil que nunca». Teníamos muy claro cuál era el camino.

Después de semanas y de algún titular que evidenciaba disparidad de criterios dentro del mismo gobierno de PSOE-Ciudadanos, celebramos que el consistorio se abriera a un acuerdo municipal a finales de abril. Fue una semana de reuniones y negociaciones interesantes, donde el ánimo general fue el de encontrar puntos en común con el fin de atender la emergencia social y económica.

Desde Compromís deberíamos sido más ambiciosos en cuanto a los planteamientos de reconstrucción, con una visión clara de los proyectos de transformación urbana que había para garantizar distancias de seguridad, pero también para atraer a más personas en los comercios del pueblo de San Juan (remodelaciones de calles, estudios de peatonalización, etc); las inversiones para recuperar patrimonio como el antiguo IES Lloixa, el apoyo a las PYMEs en su modernización, el desarrollo de estrategias que reavivan comercialmente barrios como Canyaret y el pueblo de Benimagrell o el desarrollo de las políticas medioambientales como un eje vertebral , ya que la contaminación se ha demostrado uno de los factores perjudiciales en el desarrollo de la enfermedad del coronavirus.

En cuanto a la economía, hay un repensamiento especialmente serio. Esta crisis nos ha puesto ante el espejo y nos ha mostrado nuestras debilidades. No podemos sacar adelante irreflexivamente desde el empecinamiento en un modelo caduco y con proyectos de hace más de una década. Esta reconsideración en San Juan se debería hacer en compañía del tejido productivo sanjuanero y de la ciudadanía, pero también de la Consejería de Economía Sostenible, con Rafa Climent al frente y su compromiso para caminar hacia un modelo sostenible más democrático y más justo socialmente.

En cualquiera de los casos, desde nuestro planteamiento hemos aportado numerosas medidas fiscales, sociales, de garantía e impulso en la contratación pública y los planes de empleo, medidas económicas para autónomos y PYMEs y un último punto que hace referencia a la necesidad de impulsar políticas contra el cambio climático. De inicio, este documento traslada una respuesta muy diferente de la mostrada ante la crisis de 2008, donde imperó la contención presupuestaria y los recortes en un momento de contracción económica. En este caso, hemos apostado por la inversión pública y la reivindicación de la autonomía municipal, y esto curiosamente nos lo podemos permitir gracias al gran trabajo realizado desde Compromís durante la anterior legislatura, con Lorenzo Roman como concejal de Hacienda.

Por eso no es de extrañar que la derecha no se encontrara demasiado cómoda con este planteamiento y los grupos municipales de Ciudadanos y VOX intentaron a última hora imponer una nueva bajada del IBI (ese impuesto que pagan más los que más tienen) y pidieron quitar la referencia a las políticas medioambientales en un intento de reventar un acuerdo millonario para el pueblo de Sant Joan. ¿Se puede ser más irresponsable? Ciertamente, no. Este acto de deslealtad absoluta y ego sobredesmesurado que intentaba poner sus intereses de partido por encima del interés común fue denunciado por Compromiso en el último plenario.

En definitiva, el riesgo de que este acuerdo sea boicoteado por una parte del mismo gobierno es real. Sin embargo, desde Compromís permaneceremos atentos y monitores cada decisión del ejecutivo municipal, porque lo que está en juego es nuestra salud y bienestar. Además, seguiremos planteando medidas que trascienden este pacto, pues esta crisis debe ser una oportunidad para fortalecer nuestro comercio de proximidad, nuestras relaciones interpersonales y nuestra convivencia con el entorno. Cuidarnos unos a otros, cuidar la salud, nuestras vidas … Los cuidados nunca habían sido el centro del debate público como ahora, si bien es cierto que siempre han sido la parte más importante de la sociedad, porque sin ellas ni la economía.